Cuidados de la Maranta Leuconeura

Información sobre la Maranta Leuconeura


La Maranta Leuconeura es una planta exótica procedente de las selvas tropicales de Brazil. Está acostumbrada a climas cálidos y por este motivo se cultiva como planta de interior.

En verdad, la Maranta no es una planta sino un género compuesto por más 25 especies como por ejemplo la Maranta Fascinator, Ruiziana, o Leuconeura (de la que hablaremos hoy).

No obstante, al final del post podrás encontrar imágenes de diferentes Marantas para que compares y aprecies sus diferencias de color y tamaño.

La maranta Leuconera es de porte colgante y queda increíble sobre macetas que cuelgan del o soportes con pie. A primera vista la Maranta impresiona y parece una planta exuberante de cuidados tediosos y difíciles de llevar a cabo. Sin embargo, lo cierto es que podríamos clasificarla como una planta con un nivel de dificultad medio.

Todas las plantas tienen siempre un sobrenombre y el caso de la Maranta no iba a ser diferente. ¿Sabes cómo cuál es su apodo? La planta de la oración porque sus hojas se recogen por el día y se despliegan por la noche.

No todos los ejemplares tienen que seguir este ritual, pero la mayoría lo hace para mantener unos niveles de humedad adecuados. Impresionante ¿Verdad? La primera vez que lo vi me pareció increíble.

Ficha rápida cuidados Maranta Leuconeura:


Iluminación: alta sin sol directo
Temperatura: 20- 28 grados
Humedad: alta, pulverizar semanalmente
Riego: Dos veces a la semana en verano, una vez en invierno

Cuidados Maranta Leuconeura


Ahora si, voy a entrar a explicar en profundidad los cuidados de la Maranta. Antes de nada, déjame decirte que el punto clave para que la planta este sana y feliz es la humedad. Siempre y cuando no descuides este factor, el resto de necesidades son coser y cantar.

Iluminación

Como hemos visto al principio del post, la Maranta es una planta que procede de las selvas tropicales de centro América y que crece a la sombra del sotobosque.

Esto significa que necesita mucha iluminación sin sol directo o estar situada en un lugar de semi-sombra. Cerca de una ventana que donde la luz del sol entre filtrada por una cortina o store, estará de lujo.

Lo cierto es que la Maranta también puede desarrollarse en lugares con una iluminación media o baja pero esta falta de luz la notarás en la pérdida de brillo y color de sus hojas. Sinceramente, se mantiene más radiante y bonita cuando está colocada en lugares con una iluminación intensa.

Temperatura

La temperatura ideal para su correcto crecimiento y desarrollo está entre los 20 y 28 grados. Como verás se trata de una planta de climas cálidos que necesita ser cultivada en interior.

No tolera los climas fríos siendo perjudicial para ella bajar de los 10 grados. Las temperaturas bajas o heladas pueden ser mortales (lo sé, suena muy trágico pero es la verdad) para tu Maranta.

En cuanto a las temperaturas altas, cuando el termómetro esté por encima de los 30 grados, será fundamental mantener a la Maranta con un grado de humedad óptimo. Aguanta las altas temperaturas si la humedad ambiental es adecuada.

Humedad

Este es uno de los puntos más importantes para tener éxito con el cuidado de la Maranta. Esta planta necesita grados de humedad ambiental muy altos para mantenerse hidratada y saludable.

Para garantizarle la humedad que necesita, puedes colocar la maceta sobre un plato con agua y piedras de tal forma que la base de la maceta no entre en contacto con el agua.

Así conseguiremos aumentar la humedad ambiental y evitaremos encharcar las raíces de la planta. Otra práctica necesaria para que la planta no pase sed, es pulverizar sus hojas frecuentemente. Dos veces a la semana en verano y una en invierno será suficiente.

Ten en cuenta que si durante el invierno el ambiente de tu casa se reseca debido a la calefacción, tendrás que estar pendiente de que tu Maranta no lo note aumentando las pulverizaciones según la necesidad.

Riego

Otro de los puntos delicados de la Maranta. El riego debe ser moderado para evitar encharcamientos o ahogar a la planta.

Durante el verano tendremos que asegurarnos de que el sustrato este siempre húmedo regando un par de veces a la semana. Sin embargo, según de acerque el invierno y bajen las temperaturas, tendrás que espaciar los riegos y dejar que la capa superficial de la tierra se seque entre riego y riego.

Reconozco que coger el truco a los riegos de la Maranta no es tarea fácil. Pero a medida que el tiempo pase, observes las reacciones de tu planta y vayas conociéndola más, dominarás las pautas de riego adecuadas para ella.

Abono

La Maranta es una planta de crecimiento más bien lento por lo que no está de más acelerar su desarrollo con ayuda de fertilizantes líquidos.

Puedes usar un abono líquido y aplicarlo junto con el agua de riego. Recuerda que hay que abonar a la planta durante los meses de crecimiento (primavera y verano) y que deberás seguir las instrucciones del proveedor del producto.

Sé siempre prudente con los plazos de aplicación y cantidades de fertilizante que utilizas ya que un exceso de aplicación podría ser perjudicial para la planta.

Plagas y enfermedades Maranta


Para mantenerla sana y libre de plagas, es fundamental mantener una humedad y riegos apropiados. Por supuesto, también tendrás que vigilar el estado de las hojas.

Es propensa a sufrir los ataques de:

Araña roja: aparece cuando la planta no tiene la humedad suficiente
Cochinilla: detectarás pequeñas manchas blancas en el envés de las hojas. Estas manchas blancas algodonosas son la “guarida” de la cochinilla.

Multiplicación o propagación Maranta Leuconeura


Podemos multiplicar nuestro ejemplar mediante dos técnicas:

Esquejes Maranta

Corta un tallo de unos 10 centímetros por debajo de un nudo y empapa la zona cortada con un producto enraizante.

Mantén el esqueje en agua hasta que tenga raíces (este proceso puede tardar hasta tres semanas). Es recomendable cambiar el agua cada dos/tres días.

Una vez tenga raíces visibles, planta tu esqueje en una maceta y mantén la tierra húmeda y en un lugar cálido.

División de la planta

Esta es la forma más rápida y efectiva para multiplicar la Maranta. Sácala de la tierra y divide la planta en tantos ejemplares como quieras. Eso sí, asegúrate de que cada división cuenta con raíces suficientes y que al menos tiene un par de tallos.

Planta tus nuevas Marantas en una maceta y mantén la tierra muy húmeda y en una ubicación con temperaturas altas hasta que crezcan nuevas hojas o tallas.

Imágenes de Marantas


No Comments

Post A Comment