Cuidados Mimosa púdica o sensitiva

El post de esta semana va dedicado a una de las plantas más tímidas de toda mi colección: la mimosa púdica o mimosa sensitiva. En verdad, es un tipo de planta que se aleja bastante de las que me suelen gustar: es poco exuberante, es de hojas pequeña y tiene una floración muy breve.

Sin embargo, me animé a cuidar de la mimosa por ser especial y poseer una característica que ninguna de mi otras plantas posee: se esconde del contacto. Si os parece, antes de ir al detalle, vamos a hablar sobre sus cuidados para que todos aquellos que estéis interesados en garantizar su «supervivencia» os quedéis tranquilos al saber cómo tenéis que cuidar vuestra Mimosa y podáis disfrutar del resto del artículo.

Ficha rápida cuidados Mimosa Púdica


Los cuidados de la Mimosa no son difíciles pero sí es una planta exigente que no tolera fallos con los riegos o la iluminación por lo que presta atención a los siguientes puntos:

1) Iluminación: agradece la iluminación abundante por lo que búscale un hueco cerca de la ventana para que se desarrolle bien a gusto. No te preocupes por el sol directo, le sentará de lujo.

2) Riego: abundante. Entendiendo por abundante regar antes de que la tierra llegue a secarse por completo. Por la experiencia que he tenido con la mía, lleva mal pasar demasiada sed y tampoco le favorece estar encharcada porque se le pudren las raíces. Lo mejor es regar cuando la tierra esté a punto de secarse (lo que en Madrid aproximadamente se traduce en regar dos veces por semana).

3) Temperatura: la Mimosa Púdica necesita climas cálidos para desarrollarse correctamente. Someterle a temperaturas por debajo de los 10 grados puede provocar que se paralice su crecimiento. Por supuesto, sobra decir que no sobrevivirá a las heladas.

4) Floración: preciosa pero muy breve. Lo habitual es que florezca en primavera/verano cuado hay más horas de luz y aprovéchala porque dura muy poco! En dos tres días, sus flores se marchitan.

5) Abono: te recomiendo fertilizante o abono para plantas verdes líquido

Por si te interesa, te dejo este vídeo donde te hablo sobre los cuidados de la mimosa púdica

Información Mimosa Púdica


¡Ahora sí! Vamos a hablar en detalle sobre la planta más tímida que conozco hasta el momento y como siempre me encanta leer acerca de los sobrenombres de las plantas y la Mimosa tiene un porrón de ellos: sensitiva, dormilona, ten vergüenza, adormidera… Pero mi favorito sin lugar a dudas es Moriviví.

Este sobrenombre resume a la perfección la esencia de esta planta que lo mismo parece que va a morir y no hay nada que hacer por ella que a los dos minutos se estira y se embellece como si nada hubiera pasado. Desde luego la Mimosa es una planta muy emocional y en cuanto la tengas más de un mes, seguro que coincides conmigo en que Moriviví es el mejor nombre que ha podido dársele.

Procede de las selvas tropicales de Sudamérica y cómo ya hemos comentado antes, tiene una particularidad que le diferencia del resto de plantas: huye del contacto.

Así dicho suena muy dramático pero la realidad es que esta planta cierra sus hojas hacia dentro en cuanto rozas sus hojas. No sólo eso, en ocasiones cuando el contacto es sostenido o fuerte, también dobla los tallos hacia abajo (como si se hubiera roto).

¿Por qué lo hace? Es un movimiento muy inteligente porque lo que pretende es parecer marchita y librarse de ser devorada por cualquier tipo de amenaza ya sean animales o personas.

Estoy segura de que muchos de vosotros las habréis visto en viveros o floristerías con un cartel donde pone «Tócame y me escondo» o algo similar. A este respecto, simplemente me gustaría aclarar que las Mimosas no son un juguete y que debemos ser cuidados cuando las manipulemos.

Principalmente por un motivo: cuando tocamos la planta y ella se cierra, le lleva aproximadamente como veinte minutos volver a abrirse y cuando están cerradas, su capacidad para hacer la fotosíntesis se reduce en un 70-80%. Tened en cuenta que pliega las hojas por tanto no tiene superficie para alimentarse. Más que un desgaste de energía, lo que estamos provocando es que no pueda generar alimento y recargarse. Por lo que cuidado con la manipulación de la planta.

Además del contacto, hay otro motivo por el que cierra sus hojas: en la oscuridad. Cuando no hay luz, sus hojas se pliegan y sus tallos caen ligeramente en un intento por conservar toda su humedad y evitar que se evapore.

Una planta más inteligente de lo que pensamos

Me gustaría compartir con vosotros una anécdota sobre esta planta: ¿Sabíais que se han hecho investigaciones con ella? Y una de las conclusiones a las que se ha llegado es que quizá la Mimosa es más inteligente de lo que pensamos.

En resumen muy resumido (no me quiero extender demasiado) se realizó un estudio sometiendo a un movimiento intenso a esta planta. Lo que ocurrió después de semanas con este movimiento, es que la planta dejó de cerrarse y se mantenía abierta. Se le sometía a un movimiento distinto y sin embargo sí se cerraba.

¿Cuál fue la conclusión? Que la Mimosa después de semanas identificó que el movimiento al que se la sometía no era peligroso y que por tanto no tenía que cerrarse. Esto implicaría dos cosas importantes: primero que la planta reconoce el contacto y segundo que tiene memoria para recordarlo.

Con anécdotas como esta no me puedes negar que cuidar de una Mimosa es requisito indispensable.

Cuidados Mimosa Púdica o Sensitiva


Y ahora vamos a hablar sobre sus cuidados en más detalle (sí, sorprendente mi capacidad de enrollarme) para todos los que tengáis hambre de más información

Iluminación

Elemento clave para el desarrollo y crecimiento de esta planta. Necesita mucha iluminación y si puedes darle sol directo, mejor que mejor. En mi caso, lo que hago es dejarle fuera en la terraza durante la primavera y el verano y cuando empieza el frío le meto dentro de casa.

Me crece bastante rápido y me echa muchas hojitas nuevas, ¿sabéis cuál es el secreto para esto? La luz. No hay más misterio. Ni abonos, ni fertilizantes, ni riego… Si quieres que tu mimosa crezca y se ponga bien frondosa, todo lo que necesitas darle es luz. Para que te hagas una idea, la mía en interior siempre la tengo con luces de cultivo es por eso que me está creciendo a muy buen ritmo (la compré bastante pequeña).

Floración

Y seguido de la iluminación tiene sentido hablar de la floración porque sin luz no hay paraíso. Una de las cosa que más me preguntáis es sobre los cuidados de la Mimosa Púdica para que florezca y sólo os puedo decir que lo mejor que podéis hacer por ella es darle mucha luz y si podéis sol directo.

Si además de todo esto le abonáis para que pueda florecer con fuerza, seguro que os lo agradece. También quería añadir otro consejo sobre las flores. Lo cierto es que son bellísimas, como pompones rosas muy finos. Uno de los aspectos que más me gusta de esta planta a parte de su timidez y movimiento, es su belleza fina.

Es una planta delicada, bonita por sencilla y con flores increíblemente frágiles a la par que singulares y preciosas. Saca la cámara rápido (bueno, mejor dicho el móvil) porque duran muy poco En el caso de la mía por pensar «mañana hago una foto» tengo de recuerdo en la galería una foto con la flor medio marchitada.

Riego

De los cuidados de la Mimosa Púdica, diría que este es uno de los que más quebraderos de cabeza genera. Sobre todo porque describir en un artículo el tipo de riego no es fácil. Me apoyo siempre en las palabras «abundante» o «moderado» pero es importante meter en la ecuación el clima de tu ciudad y de tu casa.

Explicado esto, la Mimosa es una planta contradictoria porque lleva muy mal pasar sed, igual de mal que los empachos de agua (es tendente a la pudrición de raíces) por lo que será necesario que le cojamos el punto rápido.

Esto es cuestión de práctica y en un par de meses lo tendrás dominado pero para que tengas alguna pauta de iniciación te explico cómo lo hago yo:

Me aseguro de que tenga siempre el sustrato húmedo sin que este encharcado (lo sé, es un equilibrio complicado) y le riego antes de que la tierra se seque por completo (para que no pase sed). En verano aproximadamente le regaré unas tres veces a la semana y ahora en invierno le estoy regando dos veces por semana.

Esto en mi ciudad que es Madrid, puede ser que en la tuya si hace más o menos calor, tengas que ajustar los riegos. Eso sí, cuidado con el invierno que a veces pensamos que por hacer frío las plantas no necesitan agua y lo que sucede si damos la calefacción es que se les seca la tierra antes por lo que atento a esto.

Sustrato o tipo de tierra

A veces no le damos importancia al tipo de tierra en la que colocamos a nuestras plantas pero no está de más elegirla con algo de criterio. En el caso de la Mimosa como es una planta que necesita riegos abundantes me inclinaría por utilizar: sustrato universal con un poco de perlita (para garantizar el buen drenaje/salida del agua) y añadiría también un poquito de fibra de coco (que otorga aireación) y vermiculita (ayuda a retener el agua).

Para mi esta es la mezcla idea, ahora ¿pasa algo si la plantas en sustrato universal únicamente? ¡No! Tu Mimosa crecerá perfectamente aunque si te recomiendo que añadas al menos perlita o en caso de que no tengas, piedras para aportar más aireación al sustrato y facilitar la salida del agua.

¡Espero que este artículo sobre los cuidados de la Mimosa Púdica te haya servido de ayuda! Si quieres conocer más mi colección de plantas o ver más fotos de mi Mimosa o Moriviví, pásate por mi Instagram.

1Comment
  • Roberto
    Posted at 15:09h, 09 agosto Responder

    Muchas gracias por tus articulos, me ayudan un montos para el cuidado de mis plantas ya que soy un poco matacactus, jajaja

Post A Comment