Cuidados del syngonium o singonio

Hoy quiero hablar sobre los cuidados del Syngonium o Singonio. Una planta de interior trepadora que acabo de añadir a mi colección.

El otro día estuve en un centro de jardinería y no pude evitar comprarme un Syngonium Neon, una preciosidad de planta que me conquistó -a pesar del tamaño tan pequeño del ejemplar que tenían-.

Además, después de hablar largo y tendido con el personal del centro, me convencí de que no sólo tenía que llevármela sino que también tenía que escribir un post hablando sobre sus cuidados y aquí estamos 🙂

Información Syngonium o Singonio


El Syngonium es una planta trepadora originaria de América del Sur. Existen muchas especies de Syngonium aunque el más conocido y cultivado es el podophyllum.

El Syngonium podophyllum tiene hojas verdes en forma de lanza que son de medio y pequeño tamaño. También existen variedades en diferentes colores como el Singonio Neon (el mío) que tiene las hojas color salmón clarito. Aunque los colores de sus hojas son diferentes, los cuidados que requieren son los mismos.

Esta planta me encanta porque está muy poblada de hojas en la base lo que le da un aspecto sólido y compacto. Al ser trepadora, sus tallos comenzarán a crecer y bien podrás mantenerlos erguidos colocándole un tutor o dejar que cuelguen sobre la maceta.

Syngonium, una planta perfecta para principiantes


Me he decidido a hablaros de los cuidados del Singonio porque es una planta de interior perfecta para principiantes. Requiere muy pocas atenciones y no es exigente en cuanto a la luz o humedad, lo que nos evitará muchos quebraderos de cabeza.

Además, es una planta preciosa y muy versátil ya que es de tamaño pequeño-medio y podremos colocarla en cualquier rincón de casa. Y como existen muchas especies, la podremos encontrar de diferentes colores y patrones de hoja, lo que es una maravilla.

Ficha rápida cuidados Syngonium podophyllum


Si te ha gustado lo que te he contado hasta ahora, verás cuando te hable de los sencillos cuidados que requiere el Syngonium… ¡Irás a por uno antes de terminar el artículo!

Temperatura: en torno a los 20 grados
Iluminación: luz indirecta
Riego: moderado
Humedad: media-baja
Abono: primavera-verano
Floración: no florece en interiores

Cuidados Syngonium o Singonio


Ahora sí, hablemos en más detalle de los cuidados del Singonio. Aunque te adelanto que si eres cuidadoso con el riego y le colocas en un sitio con luz indirecta, se te dará de maravilla, ya verás.

Temperatura

Es una planta que procede de climas cálidos por lo que las temperaturas alrededor de los 20 grados son perfectas para ella. No tolera el frío ni las heladas, por lo que procura no someterla a temperaturas inferiores a los 18 grados.

Aunque es una planta más bien de temperaturas frescas, aguanta el calor siempre y cuando ajustemos los riegos y le humedezcamos las hojas.

Las corrientes de aire no le favorecen y los ambientes muy cargados tampoco, por lo que evita tenerla cerca de ventanas abiertas o lugares de paso donde abunden las corrientes.

Iluminación

Necesita abundante iluminación indirecta para desarrollarse a buen ritmo. Los rayos del sol queman sus hojas por lo que te recomiendo que le busques un lugar en sombra o donde no le alcance el sol directo.

Si la colocas en un lugar con baja iluminación la planta saldrá adelante pero lucirá más débil y con colores menos intensos. Por este motivo, siempre que puedas, te recomiendo que la coloques en un lugar con una iluminación alta.

Riego

Este es un punto clave en los cuidados del Syngonium. Esta planta es muy tendente a la pudrición de raíces y si nos pasamos con el agua, la planta no se recuperará y posiblemente la perdamos.

Por ello, debemos ser muy prudentes y tener claro ese dicho popular: “Menos es más”. Con el Sigonio es preferible quedarnos escasos que pasarnos con el riego.

Es más, cuando la planta tenga falta de agua te lo indicará porque sus tallos se caerán levemente. En cuanto la riegues, se recuperará prácticamente al momento.

Como el propio Singonio nos indica cuándo necesita agua, mi consejo es que ante la duda, espera a que sus tallos empiecen a doblarse hacia abajo levemente.

De todas formas y por si te interesa saberlo, la pauta de riego adecuada para esta planta -según mi experiencia- es regarla antes de que el sustrato llegue a secarse del todo y sin encharcar la tierra (¡Esto está terminantemente prohibido!).

Por supuesto, nunca la dejes con agua en el fondo de la maceta y cuando la riegues deja que drene por completo el agua sobrante ya que de lo contrario, podríamos fomentar la pudrición de raíces o aparición de hongos.

Humedad

Lo bueno que tiene el Singonio, es que se adapta muy bien a climas secos como los que tenemos en el interior de casa. Aunque en verdad, la humedad no le va nada mal, es más, la agradece.

Por tanto, si de vez en cuando le pulverizas las hojas seguro que le vendrá de lujo. Eso si, cuando le pulverices, no eches demasiada agua porque si se queda mucha estancada en las hojitas de la base, probablemente se pongan feas y con manchas marrones. Simplemente se trata de pulverizar un poquitín para refrescar la planta.

Abono

Ya os he comentado que el Syngonium es una planta que echa muchas hojas y por tanto consume muchos nutrientes de la tierra. Es por esto que es importante abonarle durante la primavera y verano para enriquecer el sustrato y que siga desarrollándose.

Floración Syngonium

Las flores del Singonio son inflorescencias muy parecidas a las del Anturio. Lo que ocurre es que en interior es prácticamente imposible que florezcan. En exterior sí hay más posibilidades.

Espero que este artículo sobre los cuidados del Syngonium podophyllum te haya ayudado a conocer más la planta. Es muy agradecida y además es preciosa, seguro que si la compras no te arrepentirás.

Si tienes cualquier pregunta sobre tu Singonio, déjame un comentario y estaré encantada de ayudarte en todo lo que pueda.

No Comments

Post A Comment