Cuidados Calathea White Fusion (o cómo cuido a la niña de mis ojos)

¡Hacía meses que no escribía en el blog! Y me apetece retomar y seguir documentando las fichas de plantas así que… ¡Vuelvo a la carga! Está vez con los cuidados de la Calathea White Fusion.

Cuidados calathea white fusion
Calathea White Fusion | Fuente Pinterest

Lo mismo que tiene de bonita, lo tiene de complicada, dramática y «plagosa» (cuando termines de leer el post entenderás a qué me refiero con este último adjetivo).

Pero antes de ahondar en los detalles de sus cuidados, si por algún casual en vez de leer sobre la White Fusion prefieres escuchar y ver, te dejo este vídeo del canal donde básicamente cuento lo mismo pero de viva voz.

Información Calathea White Fusion

A veces quiero compartir tanta información sobre las plantas que me cuesta elegir por dónde empezar. En el caso de la white fusion ha sido tarea fácil y no tenía ninguna duda… ¿Qué es lo que más te gusta de tu planta? ¡Déjame adivinar! Sus hojas con manchas blancas… ¿Verdad? Pues empecemos por ahí.

Esta bonita particularidad que hace especial a la white fusion se conoce como variegación y aunque le hace lucir E-S-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R también acarrea ciertas implicaciones que debemos conocer.

¿Sabes por qué se produce la variegación? En resumen (muy resumido) las hojas variegadas presentan zonas blancas que son de este color por la ausencia de clorofila. Ya sabes que la clorofila es el pigmento encargado de captar la energía de la luz (para realizar los procesos fotosintéticos). Entonces, como ya te estás imaginando, la planta es incapaz de hacer la fotosíntesis en las partes blancas de la hoja.

Hojas Calathea White Fusion | Fuente Pinterest

¿Supone esto entonces una limitación para la planta? Me temo que sí. Al final, las plantas variegadas disponen de menos superficie para realizar la fotosíntesis y «alimentarse» de la energía del sol. Esto quiere decir que necesitarán más luz que las plantas con ausencia de variegación.

Ficha rápida cuidados White Fusion

¡Te cuento los cuidados en versión resumida de la White Fusion! ¿Que quieres más información? Entonces, sigue leyendo la ficha completa ❤️‍🔥

  1. Iluminación: requiere una alta iluminación pero sin sol directo. ¿Por qué? porque si le da el sol saldrán manchas en sus hojas. Siempre cerca de ventanas sin sol directo o protegida con cortinas

  2. Riego: lo recomendable es regar antes de que la tierra llegue a secarse por completo. ¿Cada cuánto es eso? Pues en verano posiblemente dos/tres veces a la semana y en invierno una.

  3. Humedad: casi tan importante como el riego. Necesita humedad relativa aproximada de 60-70%. Si quieres evitar las manchas marrones en sus hojas, tendrás que recurrir a un humidificador.

  4. Plagas: normalmente no suelo hablar de plagas porque no me dan excesiva guerra pero en el caso de la white fusion, prepara un buen insecticida porque te hará falta 🙈

Cuidados Calathea White Fusion

¡Si has llegado hasta aquí es porque quieres darle lo mejor a tu Calathea! Así que a continuación te comparto mi experiencia con la mía… aunque déjame advertirte que cuidar de esta planta es una aventura intensa.

Se trata de una planta complicada y la recomiendo para #PlantLovers curtidos en las junglas de interior. Ahora, si eres un valiente y aún así quieres hacerte con una, toma nota de los siguientes consejos

Iluminación, ubicación y temperatura

No me detendré mucho aquí porque ya hemos comentado que esta planta es variegada y por tanto tiene menos capacidad fotosintética que las plantas «no variegadas» ¿Y qué quiero decirte con esto? Pues que necesita más luz que una Calathea sin variegación. Por lo que un buen sitio para ella es cerca de una ventana con luz indirecta o cortina para evitar los rayos de sol directo (no son buenos para ti ni para ella).

En cuanto a la temperatura, son de climas cálidos y no llevan bien los extremos (ni de calor ni de frío). La época donde peor lo pasa sin duda alguna es el verano (sobre todo los veranos que tenemos en Madrid por encima de los 38 grados). Con el invierno ocurre similar, es una planta friolera y cuando las temperaturas bajan de los 18 grados comienza a sufrir.

¿Consejos? Para verano mi recomendación es que controles mucho los riegos y la humedad. La única forma de que «sobrelleve» el calor es incrementando la humedad relativa ambiental para evitar que se deshidrate. Aquí los pulverizadores y humidificadores no sobran. Ponerle en las habitaciones más frías de la casa, seguro que también ayudará.

Y en cuanto al invierno, si en casa no bajas de los 18 grados, no tendrás problema pero en caso de que sí, utiliza recubiertos o acolchados para la tierra (fibra de coco, arlita…). Al colocarlos sobre el sustrato, regulamos la temperatura y protegemos del frío las raíces aislándolas de los cambios de temperatura. Además, en esta época es fundamental revisar los riegos ya que la tierra aguantará más tiempo húmeda.

Riego

Los riegos son un arte y por muchas pautas que te dé, no hay mejor método que regar que «a sentimiento». Esta técnica consiste en observar nuestra planta y decidir: si tiene la tierra seca, mojada o cómo están sus hojas de turgentes o deshidratadas. Y en base a esto tomar la decisión de regar o esperar unos días más. Sé que os ayuda que de pautas así que mi consejo es:

Verano: no dejes que el sustrato se seque entre riegos. Elige un día de la semana y riega, comprueba cada dos días el sustrato y en cuanto veas qué día se seca, ya tienes tu pauta de riego. En mi caso, las riego entre dos y tres veces por semana.

Invierno: las bajas temperaturas harán que el sustrato permanezca húmedo por más tiempo por lo que podrás espaciar los riegos. Aplica la misma técnica que en verano: riega y comprueba cuando se seca el sustrato para descubrir «tu pauta» de riego.

Hay un problema muy recurrente con esta planta: las manchas marrones en las hojas. Estas manchas se producen principalmente por deshidratación. Las Calatheas son muy exigentes con el riego y como sabéis, transpiran agua por sus hojas. Las manchas marrones se producen por esa pérdida de agua desde las hojas. Por este motivo, la forma de evitar las manchas marrones es garantizando una gran humedad ambiental (+60%) que contrarreste la transpiración de las hojas y permita que estas no lleguen a deshidratarse, evitando que se sequen sus tejidos.

Déjame decirte una cosa que todos los que cuidamos de calatheas debemos aceptar: conseguir que tengan sus hojas impolutas es francamente difícil a no ser que vivas en ciudades con gran humedad ambiental. No te decepciones si tu planta tiene las hojas con bordes marrones. Son como nosotros, imperfectas y hay que quererlas así: caprichosas, complicadas y con bordes secos.

Plagas

Creo que esto lo digo de pocas plantas, pero la white fusion atrae las plagas como el dulce a los niños (o como a mí los viveros). Las más frecuentes son araña roja (que no es roja, más bien son puntos blancos) y ácaros (diminutas arañas negras).

El problema es que estas plagas son minúsculas y se esconden en el envés de las hojas, siendo muy difícil detectarlas. Es importante revisar siempre que te toque riego el envés de las hojas porque estoy segura de que todos los meses te llevarás una sorpresa.

Además, cuando tienen estas plagas detectarás pequeñas manchas en las hojas de color amarillo o verde clarito. Estas manchas es lo que me ha permitido a mi en muchos casos, darme cuenta de que tenía plagas.

¿Y en cuanto a remedios para eliminarlas? Lo cierto es que todavía no he dado con ninguno efectivo porque siempre vuelven y vuelven. El mejor consejo que puedo darte es que te hagas con un insecticida de triple acción y mucha paciencia.

¡Espero que este post con los cuidados de la Calathea White Fusion te sirva de ayuda! Si quieres compartir tu experiencia cuidando de la tuya… ¡No dudes en dejar un comentario!

No Comments

Post A Comment