Cuidados de la Calluna o Brezo, ¿Sabías que florece en Otoño?

Hoy hablaremos sobre los cuidados de la Calluna o Brezo, un arbusto precioso y perfecto para el otoño.

Con esta planta si podemos decir eso de «bueno, bonito y barato» porque la Calluna es buena y resistente como ninguna. Además es preciosa -sobre todo cuando florece- y encima barata ¿Qué mas se puede pedir?

Compré en Ikea mi Calluna por un precio más que asequible (3€) y os invito a que os hagáis con una porque es una planta la mar de fuerte, resistente y que encima podremos colocar en exterior o en interior.

Información sobre la Calluna o Brezo


Como de costumbre, antes de entrar en los cuidados de la Calluna, vamos a «salsear» un poco sobre los orígenes y curiosidades de esta planta.

¿Sabes por qué se le llama Calluna? Este término es griego y significa «barrer» al Brezo se le puso este apodo porque antes se utilizaban sus ramas para hacer escobas.

Y seguramente hayas probado la miel de Brezo, ¿a qué si? Pues esa miel está elaborada con el néctar de las flores de la Calluna. ¡Si es que a esta planta no le falta detalle ninguno!

La he llamado en varias ocasiones planta -sin ir más lejos en el párrafo anterior- pero en verdad la Calluna es un arbusto de pequeño tamaño. No suele superar el metro de alto, lo que nos da mucho juego para colocarla en diferentes rincones de casa sin tener que dedicarle mucho espacio.

Además, el Brezo o Calluna es una planta perfecta para principiantes porque es muy fácil de cuidar y es dura como el acero. Por este motivo me gusta recomendarla para regalar a alguien que no entienda mucho de plantas o para auto-regalarnos en caso de que no dispongamos de mucho tiempo para dedicarle.

Ficha rápida cuidados Calluna


¡La Calluna es fácil de cuidar! ¡Pero ojo! Tienes que proporcionarle unos mínimos que son los siguientes:
Iluminación: mucha luz indirecta
Temperatura: entre 15-25 grados
Riego: abundante, tierra siempre húmeda
Ubicación: interior o exterior
Floración: primavera y otoño
Abono: abono orgánico en primavera

Cuidados de la Calluna o Brezo


Antes de ahondar en los cuidados del Brezo, quiero darte dos consejos importantes que te ayudarán a mantener la planta en mejor estado:

A la Calluna no le gusta la cal
Es por esto que si en la ciudad en la que vives el agua es muy dura y tiene mucha cal, te recomiendo que hagas lo siguiente: llena una botella de agua y déjala reposar 24 horas. Al hacer esto, estaremos eliminando la cal y el agua será más óptima para el riego.

Otra solución sería regar con agua embotellada o bien utilizar un filtro descalcificador o pasar el agua por una jarra especial de las que tienen filtro.

Necesita sustrato ácido
Para que la Calluna absorba correctamente los nutrientes de la tierra, necesita sustratos con PH ácido. ¿Cómo puedes saber si el sustrato que tienes sirve para tu Brezo? Comprobando en el envase de la tierra que el pH sea inferior a 6,5.

Ahora sí, con estos dos consejos claros, vamos a por los cuidados que necesita la Calluna.

Iluminación

El Brezo necesita mucha iluminación indirecta por lo que si quieres cultivarlo en exterior, colócalo en un lugar de semi-sombra.

Si por el contrario vas a cultivarlo dentro de casa, búscale un rincón cerca de una ventana donde reciba el máximo de luz indirecta posible. Para su correcto desarrollo este arbusto necesita mucha luz por lo que si no dispones de una zona luminosa donde colocarlo, es mejor que no lo adquieras.

Temperatura

Ya os he adelantado que la Calluna es una «todoterreno» (como la Sansevieria) y resistente como pocas plantas. Es por esto que tiene una horquilla de temperatura muy amplia que va desde los 15 hasta los 25 grados.

Es más, soporta temperaturas inferiores a los 10 grados e incluso heladas. Lo que lleva peor es el calor excesivo y en los meses de verano cuando sube mucho la temperatura, tendremos que asegurarnos de proporcionarle mucha humedad para que sobrelleve el calor lo mejor posible.

Riego

El único aspecto en el que la Calluna o Brezo es demandante es en los riegos. Necesita tener el sustrato siempre húmedo y es importante evitar que llegue a secarse por completo, sobre en los meses de más calor.

Eso sí, hay que tener cuidado y mantener la tierra húmeda pero no encharcada ya que podríamos provocar que las raíces se pudrieran o que aparecieran hongos -que son muy difíciles de erradicar-.

¿Quieres un consejo? riega la Calluna por inmersión ¿Cómo? sumergiendo la maceta en un plato con agua para que así la tierra absorba la cantidad que necesita sin correr el riesgo de encharcar la planta.

Una buena opción es combinar este método con el riego tradicional para asegurarnos así de que la planta tiene las raíces bien hidratadas y de que la capa superficial del sustrato está también húmeda.

Recuerda que es fundamental plantar el Brezo en una maceta con agujeros de drenaje para que el agua sobrante pueda ser expulsada.

Floración de la Calluna

Uno de los motivos por los que he decidido escribir este post sobre la Calluna es precisamente porque florece en Otoño y tener la casa llena de flores en los meses de frío es sencillamente increíble.

Además, la Calluna o Brezo se llena completamente de flores, ¡desde arriba hasta abajo! y las hay de diferentes colores: blancas, rosas, rojas, lilas o amarillas.

Conseguir que florezca no es nada difícil, simplemente hay que proporcionarle humedad y mucha luz. De todas formas, no te obsesiones mucho con esto porque cuando la compres te la venderán con flores y con toda probabilidad durarán maravillosas hasta diciembre.

Abono

Abónala con la llegada de la primavera para ayudarla a crecer a buen ritmo y fortalecerse de cara a una futura floración.

Para el Brezo te recomiendo que utilices un abono orgánico o fertilizante líquido específico para plantas acidofilas o lo que es lo mismo, con suelo ácido. Estos abonos específicos le facilitarán la absorción de los nutrientes.

No Comments

Post A Comment