Cuidados del Bonsai Carmona Microphylla

El Bonsai Carmona Microphylla es un arbusto precioso de hoja perenne y uno de los ejemplares más elegidos para tener en el interior del hogar.

Sin embargo, los cuidados de la Carmona Microphylla son exigentes y no es un árbol fácil de cultivar. Al menos así es cómo yo lo he vivido.

Información sobre la Carmona Microphylla

La Carmona es un vistoso bonsai de hojas verdes y brillantes recubiertas de pelitos blancos. Si está bien cuidado, durante la primavera o verano florece dando lugar a unas bonitas y pequeñas flores blancas.

El Bonsai Fukien o Carmona Microphylla es originario de climas tropicales y necesita temperaturas cálidas y una alta humedad.

Para que sobreviva como planta de interior, tenemos que hacer todo lo posible por recrear estas condiciones en nuestros hogares. Es en estos factores donde reside el verdadero éxito para mantenerlo sano y fuerte.

Cuidados Carmona Microphylla: temperatura

El Bonsai Carmona necesita climas cálidos y tenemos que asegurarnos de mantenerlo en temperaturas de unos 20º.

Por este motivo, la Carmona es una planta de interior y sólo podrá estar en el exterior durante el verano.

Este es un punto clave para su mantenimiento: asegurarnos de que tiene una temperatura adecuada entre 20 y 24º.

Por debajo de los 18º la Carmona no se sentirá cómoda y es posible que empiece a perder sus hojas.

Ten en cuenta que no le benefician las fuentes de calor artificiales como por ejemplo radiadores o estufas.

Del mismo modo, no tolera las corrientes de aire por lo que te aconsejo que le busques un rincón abrigado donde el aire no pueda comprometer su bienestar.

Cuidados Carmona Microphylla: iluminación

Necesita mucha iluminación y claridad para mantener vivo y sano el espesor de sus hojas. Sin embargo, necesita iluminación pero en ningún caso sol directo.

Hay que mantener a este Bonsai alejado de los rayos del sol ya que la fuerza de este puede quemar sus hojas y hacer que las pierda.

El mejor lugar para el Bonsai Fukien es cerca de una ventana por la que entre mucha claridad pero que tenga una cortina o store que tamice la intensidad de la luz.

También es beneficioso para la Carmona sacarla al exterior durante el verano para que pueda disfrutar del aire y alimentarse mejor del sol.

Cuidados Carmona Microphylla: riego

Este es un punto muy delicado pero fundamental para la supervivencia de los bonsais.

Como os he adelantado al principio del post, he tenido una Carmona que murió a los tres meses y me atrevería a decir con total certeza que el motivo fue un riego escaso del que no logró recuperarse.

Este Bonsai es muy complicado en cuanto al riego porque no tolera tener el sustrato seco y el riego en exceso puede acarrearle problemas de hongos y pudrición.

Además, hay que tener en cuenta que los bonsais comprados en grandes superficies -como la Carmona que yo misma adquirí- vienen en un sustrato muy apelmazado que a veces hace que el agua resbale y no penetre correctamente en la tierra impidiendo que esta llegue a las raíces.

✅ El primer riego siempre por inmersión

¿Por qué te cuento esto? Porque si has comprado tu Carmona hace menos de un mes, te recomiendo que el primero riego lo hagas por inmersión.

LLena un balde con agua e introduce la maceta del bonsai hasta que quede completamente cubierta. Déjala debajo del agua hasta que dejen de salir burbujas.

Si quieres, puedes introducir el bonsai completo en el agua -hojas incluidas-pero si tiene flores no lo hagas ya que se echarán a perder.

Las burbujas que salen al meter la maceta debajo del agua son un indicativo de todo el «aire» que se encontraba en la maceta y de la necesidad de hidratación que tenía la Carmona.

Una vez termines el riego por inmersión, deja escurrir la planta para que expulse todo el agua sobrante.

Hacer esto nada más adquirir el árbol, nos asegura que comenzamos el cuidado del Bonsai Carmona en un estado de hidratación adecuado. A partir de este momento, riégalo cuando veas que la tierra comienza a secarse.

✅ Riega tu Carmona cuando el sustrato empiece a secarse

Si, sé que no es fácil identificar ese punto en el que el sustrato empieza a secarse y es necesario regar… Y todavía se complica más la cosa cuando la tierra de estos bonsais es oscura y está apelmazada.

En mi caso, lo que suelo hacer para valorar cuán húmedo está el sustrato, es introducir un palillo en la tierra y comprobar si el sustrato se pega al palillo o sale limpio.

Es un truco muy rudimentario pero que quizá pueda ayudarte a decidir cuándo regar tu Carmona Microphylla con más precisión.

✅ Cuando riegues, hazlo en abundancia

Tenemos que asegurarnos de que los riegos realmente sea efectivos y para ello hay que hacerlo en abundancia.

A veces, las raíces están tan apretadas que a penas hay sustrato y el agua cae muy rápido sin poder ser absorbida por el árbol.

Este fue uno de los errores que cometí con mi primera Carmona, riegos poco intensos que hicieron que el bonsai se fuera debilitando.

Te recomiendo que lo riegues hasta que salta el agua por los agujeros de la maceta y que pasados unos minutos repitas la operación nuevamente para asegurarnos de que el agua ha penetrado en el sustrato y que las raíces pueden alimentarse correctamente.

Cuidados Carmona Microphylla: humedad

Junto con el riego este otro de los puntos críticos de la Carmona. Este bonsai necesita mucha humedad y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para mantenerlo hidratado.

✅ Drenaje

Lo primero es asegurarnos de que la maceta tiene un buen sistema de drenaje que facilite la expulsión del agua sobrante.

Coloca un plato debajo de la maceta y tira el agua que escurra del bonsai para que no esté en contacto con las raíces.

✅ Generar humedad

Para reproducir el ambiente húmedo que este bonsai necesita, podemos colocar en un plato unas piedras o guijarros y añadir agua.

Colocaremos encima de las piedras la maceta del bonsai y así nos aseguraremos de crear una pequeña atmósfera de humedad a su alrededor sin que la Carmona esté mojada o encharcada.

La idea de las piedras ayuda también a mejorar el drenaje porque si así cae agua de la maceta, los guijarros se encargarán de drenarla.

✅ Hidratar sus hojas

Como la Carmona Microphylla requiere bastante humedad también podemos pulverizar sus hojas para ayudarle a permanecer hidratada.

Eso sí, no lo hagas muy a menudo -una vez a la semana durante el verano será suficiente- porque es un arbusto tendente a hongos y podemos causarle más problemas que ayuda.

Cuidados Carmona Microphylla: Abono

Así como en otras plantas de interior el abono es opcional y no afecta de forma directa a la supervivencia de la planta, en el caso de los Bonsais el abono es indiscutible.

Ten en cuenta que los árboles se alimentan expandiendo sus raíces en busca de nutrientes y al tenerlos plantados en una maceta con poca tierra, necesitamos aportarles nutrientes que les permitan seguir viviendo.

Estos son los cuidados que tu bonsai Carmona Microhylla necesita para mantenerse sana y fuerte. Recueda lo más importante:

  1. Necesita temperaturas superiores a los 20º
  2. Riega en abundancia y no dejes que el sustrato llegue a secarse entre riegos.
  3. Necesita un buen drenaje y ambientes húmedos.

¡Espero que ese artículo te haya servido de ayuda! Si necesitas más información sobre los cuidados del bonsai Carmona Microphylla no dudes en dejarme un comentario y estaré encantada de ayudarte.

4 Comments
  • Irene Clavrl
    Posted at 19:28h, 08 octubre Responder

    Quisiera saber si hay que recortar las hojas pues lo acabo de comprar y esta creciendole muchas hojas

    • Redacción
      Posted at 18:15h, 09 octubre Responder

      Hola Irene! La verdad es que a mi Carmona no le corto las hojas porque me gusta verle muy poblado. De todas formas, si quieres darle forma al Bonsai sí puedes cortárselas. Te recomiendo que veas algún vídeo en Youtube sobre cómo podarlos porque tiene técnica! Gracias y suerte con tu planta!

  • Sandra
    Posted at 20:40h, 09 enero Responder

    Buenas noches. ¿Qué tipo de abono hay que hecharle y cada cuánto? Gracias

    • Redacción
      Posted at 05:47h, 14 enero Responder

      Hola Sandra!

      Te recomiendo utilizar abono para bonsáis o plantas verdes (sobre todo los que son en barrita o bola, evita los líquidos). Generalmente estos abonos duran dos o tres meses así que puedes abonarle cada dos meses. La fecha idónea para comenzar a hacerlo es un poquito antes de la llegada de la primavera hasta el otoño.

      Un abrazo!

Post A Comment