Tres claves para mantener tu césped verde durante todo el año

¡Que vistosos son los jardines con césped y cómo cuesta mantenerlos verdes y con vida!

Es un lujo tener un jardín para tomar unas cervecitas con amigos o para recostarse debajo de un árbol a disfrutar de la fresca. Sin embargo, las personas encargadas de cuidar el césped son las que realmente saben el esfuerzo y sacrificio que implica mantenerlo sano, verde y sin calvas durante todo el año.

Muchos dueños de jardines con césped, confiesan que no logran mantenerlo verde y poblado durante todo el año a pesar de sus esfuerzos.

El post de hoy está dedicado a todos aquellos que queráis mantener vuestro césped tan verde y saludable como el primer día. Estas recomendaciones para el mantenimiento del césped van por vosotros ¡Esperamos que os ayuden!

Mantenimiento de césped: escarificado

El escarificado consiste en rascar la superficie del césped para romper y eliminar el fieltro. El fieltro es un manto compuesto de raíces, tierras y hojas de dos centímetros de espesor que se forma en la superficie del terreno.

Este manto de tierra es impermeable y perjudica al césped evitando que llegue hasta las raíces el agua o fertilizantes y favoreciendo la aparición de hongos.

La labor de escarificado puede realizarse o bien con un rastrillo o una máquina escarificadora. En primavera es esencial realizar un escarificado del césped y lo ideal sería realizar otro en otoño, aunque este último es opcional.

Mantenimiento de césped: aireado

A pesar de ser una labor menos esencial que el escarificado sí es recomendable realizarla una vez al año. En caso de que el  césped no se pise mucho, podremos realizar un aireado una vez cada dos años.

La técnica del aireado se realiza con una horca o con un rulo de púas y consiste en “agujerear” el césped hasta 10 centímetro de profundidad con el fin de oxigenarlo y soltarlo para evitar la compactación.

Uso de fertilizantes, recebo o resiembra

Después de realizar un escarificado o un aireado del césped, siempre tendremos que aplicar fertilizante, realizar un recebo o una resiembra.

Gracias a los fertilizantes, el césped crecerá más fuerte y mantendremos a raya (hasta cierto punto) a las malas hierbas. Si lo prefieres, también puedes hacer un recebo con abonos orgánicos como turba o mantillo y una resiembra (10 gramos por metro cuadrado) para que conseguir un césped más denso y recubrir las zonas menos pobladas.

cómo cuidar el césped

La causa principal de que un césped luzca amarillo o estropeado se debe a la compactación del mismo y a la abundancia de fieltro.

La clave para tener un césped rejuvenecido es realizar un escarificado y aireado al año y después abonarlo o realizar un recebo.

Una vez realizadas estas técnicas de mantenimiento sólo nos quedará regar en abundancia y esperar un par de días para comprobar los impresionantes resultados. Tendrás un césped verde, denso y espectacular.

Recapitulamos ¡Toma nota!

Escarificado césped: imprescindible realizarlo una vez al año en primavera y recomendable hacerlo también en otoño.

Aireado césped: tendremos que hacer un aireado para soltar el césped una vez al año en jardines que se pisen mucho y una vez cada dos años en el césped menos “maltratado”

Fertilizantes y recebo: siempre después de realizar un escarificado o aireado, tendremos que aplicar fertilizantes al césped o realizar un recebo con turba, mantillo o arena.

Resiembra: resembrar el césped es una buena idea para conseguir un terreno más denso y para cubrir las zonas menos pobladas evitando que salgan malas hierbas.

No Comments

Post A Comment